martes, 16 de octubre de 2018

Demonios Tus Ojos: Conde Duque (Madrid)

Foto: José Carlos Nievas
Después de 30 años, el grupo madrileño Demonios Tus Ojos volvió a presentarse en los escenarios. Como punto de partida de esta celebración, con motivo de su 30º aniversario desde la salida de su único LP homónimo, se reunieronn en el escenario del Conde Duque para dar un concierto de alto contenido emocional y eléctrico. Un evento que multitud de seguidores del grupo llevavan años esperando.

Para este concierto único estuvieron presentes Javier Corcobado (voz, saxo y guitarra), Javier Colis (guitarra y coros), Javier Almendral (bajo) y Nacho Colis (batería y coros) el pasado 16 de octubre.

Demonios Tus Ojos se formó a finales de 1987 entre el barrio de Malasaña y el centro de Madrid. El encuentro entre Javier Corcobado y Javier Colis produjo una explosión creativa inédita en cuanto al rock que se hacía en esa época en España. Pronto se incorporaron una bajista (Vira) y un batería (Alfonso), que al cabo de unos meses serían sustituidos por los miembros definitivos que conformaron la banda hasta su despedida en 1989: Nacho Colis y Javier Almendral. En junio de 1988, con Gonzalo Lasheras a la producción, grabaron su LP (GASA. 1988) homónimo, que sorprendió a los medios y tuvo una gran acogida entre la prensa especializada. Hicieron conciertos a lo largo de ese año en Córdoba, Valencia, Madrid, Logroño… Y abrieron los dos principales conciertos de la primera gira de Sonic Youth en España, en Madrid y Barcelona. La existencia de Demonios Tus Ojos fue efímera e intensísima. Su puesta en escena era inigualablemente rabiosa y peculiar para finales de los años 80. Muchos grupos de España y Latinoamérica han reconocido su influencia. Su concierto en la sala Ya’sta, el 21 de febrero de 1989, fue su despedida.

Conde Duque (Madrid), 16.10.2018.
[Fuente: condeduquemadrid.es]

miércoles, 2 de mayo de 2018

PVP: El Sol (Madrid)

Foto: Aurea Cuní
El 2 de mayo tuve el placer de volver a ver en directo a los colosales PVP. Y de nuevo fue en la sala El Sol compartiendo cartel con Eddie and the Hot Rods y The Gold en el Festimad’18. Os puedo asegurar que PVP sonaron mejor y con más energía que los propios Hot Rods.

Siempre me ha encantado la enorme complicidad que tienen Juanjo Valmorisco, voz y guitarra y Jesús Amodia, guitarra solista, los PVP de toda la vida, y lo bien que han sabido encajar los “nuevos” Manolo UVI al bajo y Rafa Ppm Le Doc, una máquina a la batería.

En esta ocasión y al ser un concierto con varios grupos, tocaron menos tiempo del habitual y nos dejaron a todos con ganas de mucho más. Fue un concierto oscuro y trepidante, dedicado en su totalidad a su primera época, dejando fuera del repertorio todos los temas de su precioso último disco de 2016. Para mí, que tengo alma oscura y punky, me pareció perfecto y no me pudo gustar más y eso que 'Hermanos de piel' me encanta.

Empezaron con sus canciones más oscuras: 'A Galileo', una de mis favoritas, absolutamente negra, 'Las reglas del juego' con sus bonitos riffs densos, la maravillosa 'Mentir', una salvajada de tema que mejora con los años y en directo es bestial, y la siempre bella 'Entre las ruinas'. Para continuar con éxitos de su primer disco como 'Tacón y cuero' con ese maravilloso solo, la siempre vigente 'Descontrol', su ska más conocido 'El coche de la Plas' y 'A Casa en Coche'.

Juanjo, con su bella voz grave y cañera, cantó fantásticamente a pesar de tener una terrible migraña. Se le ve disfrutar tanto sobre el escenario, que nos contagia a todos los asistentes. Jesús sacaba unos geniales y variados sonidos a su clásica Les Paul con sus múltiples pedales de efectos, tocando siempre impecablemente y con pinta de chico malo y duro, que contrasta con esos riffs y solos tan tiernos, cautivadores y fascinantes. Manolo, siempre perfecto y potente al bajo y con esa imagen tan punky que le caracteriza. Y Rafa, que ha sabido adaptarse perfectamente a la banda, a pesar de ser más joven, le da al grupo esa garra brutal con su forma tan variada y eficaz de tocar la batería.

Nunca me cansaré de verlos en vivo.

Como siempre estuvo magnífico el sonido a cargo del gran José Lanot.

Al día siguiente repitieron bolo con Eddie and the Hot Rods, esta vez en Barcelona. Seguramente tan perfecto como el de Madrid.


El Sol (Madrid), 02.05.2018.
[Aurea Cuní. Redacción Nuevaola80]

viernes, 20 de abril de 2018

A Ritual Play: Nuevo Rock-Ola (Madrid)

Crónica sobre el concierto de ayer viernes 20 de abril de 2018 por parte de A Ritual Play en Rock-Ola.

Ricardo Texidó, Fernando Lluva, Jato Gómez y José Manuel Benito tocaron por primera vez en Madrid, después de, hasta donde mi conocimiento alcanza, un concierto privado en Málaga. Yendo al grano, diré que me pareció soberbio; grandes canciones interpretadas con pasión y lirismo, alcanzando tintes épicos en ciertos momentos. La primera influencia que me pareció reconocer en las primeras canciones es la de The Sound. Admito que apenas conocía los temas de antemano, lo que a veces es una ventaja para saborear el directo en estado virgen y dejarse sorprender. Tras su contundente repertorio propio, un bis con el tema que da nombre al grupo y una excelente versión de 'New dawn fades' de Joy Division (mi tema favorito de ellos). Y digo versión en sentido estricto; una interpretación personal que explora y desarrolla matices a partir de la obra original, constituyendo una recreación en cierto modo. Tengo que admitir que me tuve que contener para no irrumpir en el escenario para cantar este tema junto a Ricardo, aunque, tras el concierto, me anunció que en otra ocasión podré permitirme ese placer.

En fin, sólo lamento la relativamente escasa asistencia; aunque de forma egoísta es preferible para disfrutarlo en condiciones, considero que en absoluto hizo justicia a la calidad de lo allí visto y escuchado. Mi agradecimiento al grupo, a Vicente por su colaboración y a Pepo y a Magín por una noche especial.

Nuevo Rock-Ola (Madrid),  20.04.2018.
[Redacción Nuevaola80. Carlos Burguete]

viernes, 13 de abril de 2018

Los Limones y Pistones: Capitol (Santiago de Compostela)

Viernes 13.

Si fuese anglosajón y supersticioso me hubiera quedado en casa... si fuese aficionado al cine "slasher" quizá también... pero como no soy ni una cosa ni la otra, el mejor plan para ese día fue coger carretera y manta para ir, con un amigo y colaborador de esta web, Antonio Rey, a Santiago de Compostela, a la sala Capitol, a disfrutar del concierto de Los Limones y Pistones. Dos auténticos clásicos de los 80's (unos más de finales y otros más de principios) reunidos en una noche que resultó ser mágica.

Pero la historia no empezaba ahí, es más, la historia de este concierto ya debería estar escrita cuando la sala Capitol abrió sus puertas a las 21:00 h., una inoportuna afonía de Ricardo Chirinos lo dejó fuera de combate el pasado mes de febrero y nos quedamos con las ganas aquel viernes 16.

Pero la espera mereció la pena... Como Antonio y yo somos puntuales, y no aprendemos de nuestros errores, a la hora en punto que marcaba la entrada cruzamos el umbral de la puerta que da acceso a la sala. Panorama desolador, tan solo otros 6 u 8 optimistas que apuraban unas cervezas hacían guardia frente al escenario ya preparado para lo que nos esperaba.

Y es que el pop y el rock son así... los conciertos nunca, jamás de los jamases, empiezan a su hora. Poco a poco el ambiente se fue animando, fuimos testigos de algún que otro reencuento entre viejos amigos de alguna pandilla disuelta que hacía ya tiempo que no se veían y se saludaban efusivos entre besos y abrazos, también fueron llegando amigos nuestros a los que fuimos dando la bienvenida según llegaban, caras conocidas y otras no tanto que reflejaban las expectación del momento.

Pasadas las 9 y media Santi Santos entró en el escenario, solo, con su guitarra acústica en ristre, para arrancar el concierto con "Hace mucho tiempo", durante los últimos compases de la canción fueron apareciendo el resto de los componentes actuales de la banda (Marcelo Beltrán al bajo, Carlos "el niño limón" Navajas al teclado y Sergio González a la batería). Como si de unos "ramones" del pop se tratase, fueron hilvanado temas uno tras otro, sin apenas pausas y sin apenas hablar. Sonaron todas las que tenían que sonar, las más selectas de una discografía llena de grandes canciones ("¿Qué fue de ti?", "Trenes sin destino", "El canto de la sirena", "Quintos del 64", "Sun", "La capital del mar", "John Luther John", "Ferrol", "Contrabando y surf", "Te voy siguiendo", "Acuarela", "Bon, bon, bon"....).

Así, poco después de las diez, llegó el punto final a este, para nosotros, uno de los mejores conciertos de Los Limones que disfrutamos en los últimos tiempos.

Tras los cambios de rigor llegó el turno de Pistones. Mi primer concierto suyo. Antonio me aventaja en uno, ya que los había visto en la sala Rock-Ola a principios de 2017. En ese momento de espera aún fueron entrando algunos rezagados, dando a la sala cada vez mejor aspecto en lo que a cantidad de público se refiere (aunque no fue tanto como los grupos merecían).

La sorpresa de la noche (anunciada el día anterior a través de Facebook) fue la presencia de Santi Campillo a la guitarra. El murciano dio empaque a la banda con su buen hacer a las seis cuerdas. Junto a él, en el escenario Basilio Martí a las teclas, José de Lucas a la guitarra y coros, Carlos Gamón a la batería y, por supuesto, Ricardo Chirinos y Juan Luis Ambite, guitarrista y voz y bajista, respectivamente. La dos caras visibles, más reconocibles y únicos componentes fijos desde los inicios de la banda allá por los primeros 80's.

Pistones dieron un exhaustivo repaso a su última entrega: 'Directo 35 aniversario'. Recorriendo, por tanto, las diferentes épocas y entregas discográficas por las que fue caminando la banda, hasta su desaparición ya entrados los 90's, con especial hincapié en su trabajo más recordado: 'Persecución' de 1983; "Nadie", "Amiga Lola", "Metadona", "Persiguiendo sombras" (incluida en el tributo a Antonio Vega, 'Ese chico triste y solitario', y que interpretaron Ricardo con una acústica y Basilio, al igual que "Cien veces no") "Galaxia", "Persecución", "El último soldado", "Los Ramones" (con Santi "Limones" Santos colaborando en las voces), "Flores condenadas", "Que el sol te dé"... y así, poco a poco, sin darnos cuenta, una noche que nos hubiera gustado infinita llegó apogeo con "El Pistolero", donde Santi Campillo se lució, llevando la canción a otra dimensión. Para el bis volvieron a interpretar "Metadona" esta vez cantada por los allí presentes con Ricardo haciéndonos los coros.

Fin. Luces encendidas. Música de ambiente. Se acabó lo que se daba. Queríamos más. Queda coger el coche y volver la La Coruña. Antes de eso nos fuimos despidiendo de algunos amigos, haciendo un poco el tiempo para ver si los músicos salían del camerino y poder, al menos, saludarlos (en mi caso personal me queda la espina de no haber podido decir al menos un "Hola" a Santi Capillo, al que tuve el placer de conocer el verano pasado). Tan solo pudimos ver y saludar a Ambite, que no tardó mucho en aparecer en el puesto de "merchandising" de Pistones y que tuvo a bien sacarse una foto "de bajistas" con este que suscribe.

Obligaciones personales que me hacían madrugar bastante el sábado hicieron que no aguantásemos un poco más por la sala. Entre unas cosas y otras aterricé en la cama casi a las 2 de la mañana, un rato después sonaba el despertador y ya estaba de nuevo en el coche, deshaciendo lo recorrido unas horas antes y camino de Orense... pero eso ya es otra historia.

Capitol (Santiago de Compostela), 13.04.2018.
[Ricky Rodríguez. Redacción Nuevaola80]

miércoles, 9 de agosto de 2017

Radio Océano: Praza das Bárbaras (La Coruña)

Foto: Chus Arias
Radio Océano participaron en el primer Noroeste Pop Rock allá por 1986, poco después el grupo se disolvía dejando para el recuero un único trabajo ("Nin falta que fai") editado por RNE y que es a día de hoy una codiciada pieza de coleccionista.

Tras eso un parón de largos años que se vio interrumpido en contadas ocasiones (casi todas en los últimos años) para hacer unas cuantas apariciones fugaces y casi sin previo aviso, golpeando aquí o allá como si de un "commando" militar se tratase.

La del miércoles 9 de agosto fue una actuación anunciada desde meses atrás, convirtiendo este concierto de Radio Océano en uno de los más apetecibles de la edición 2017 del Noroeste Pop Rock, ya que son (somos) muchos los aficionados a la música que no habíamos tenido ocasión de verlos en directo, alimentándonos únicamente de aquel "elepé" registrado en 1986 y de algún vídeo colgado en youtube.

Así 31 años después de su participación en el escenario del pabellón de Riazor, volvieron al "Noroeste" para interpretar una docena canciones (entre ellas dos nuevas) en una actuación que sirvió de aperitivo a la publicación de un doble disco a través de Subterfuge, en el que se recuperarán temas de maquetas que en su momento no vieron la luz, algunas previas a la edición de su único trabajo, y otras que quedaron en la sombra con la disolución del grupo en 1987.


Praza das Bárbaras (La Coruña), 09.08.2017.
[Ricky Rodríguez. Redacción Nuevaola80]

viernes, 2 de junio de 2017

Línea Gótica: Golden Club (Córdoba)

Foto: hechoencordoba.com]
Sucedió el pasado viernes, 2 de Junio, cuando después de 30 años el grupo cordobés Línea Gótica volvía a encaramarse encima de un escenario, concretamente el del Golden Club, para celebrar esta importante efeméride, en la que se podrán escuchar los temas más representativos del grupo, así como una serie de versiones de la época, incluyendo grupos y artistas como U2, Bowie, The Cult o Queen. Para esa parte de la actuación contaron con la actuación contaron con la colaboración del vocalista Rafa Romero (L.A. Rose e Innuendo) y de Javi Mesa (pianista acompañante del Conservatorio de Danza).

Desde la web hechoencordoba.com (muy recomendable su visita), extraemos estas líneas con las sensaciones que el cronista experimentó durante el concierto:

"El poder de la Música, la amistad y el orgullo artístico, hicieron posible que estos amigos se volvieran a juntar y disfrutar del placer de tocar en directo de nuevo, como hace 30 años.

El público entregado, ellos sublimes, especialmente Paco Estrada que llenó el escenario con unos ritmos contundentes y precisos y con una imagen (se me antoja ” Nosferatu”), a juego con el nombre de la banda, que nos dejó flipando a todos.


Ver a Antonio con el bajo colgado y como si no pasaran los años, tocando con su estilo peculiar, con Santi a la guitarra y voz y Charly a la guitarra y coros, fue de lo mejor que me ha pasado en mucho tiempo, musicalmente hablando.


Problemas los tuvieron todos y se de buena tinta que Paco se lo ha tenido que currar muchísimo para estar ahí como lo hizo ayer. Amén de muchos otros inconvenientes que no les quitaron las ganas por muy chungos que fueran.


Al final ahí estaban, tocando y, para mi gusto, más precisos y profesionales. Temas propios y versiones de U2, Bowie, Depeche Mode, The Cult, que bordaron, acompañados de Rafa Romero y de Javi Mesa, que hicieron las delicias de los asistentes.


Gracias, de verdad, por regalarnos este pedazo de concierto, que fue gratis ( cerveza a 3,50) y esperamos volverlos a ver, si puede ser en el maratón para celebrar los 10 años de Hecho En Córdoba, ya que han demostrado estar a la altura de cualquier banda local que se precie y esté funcionando y ahora no me cabe la menor duda de que sería un éxito total."



Golden Club (Córdoba), 02.06.2017.
[Fuente: hechoencordoba.com]

sábado, 4 de febrero de 2017

Pistones: Nuevo Rock-Ola (Madrid)

Foto: Antonio Rey
Tenía 14 años cuando empecé a escuchar su música, fue en una colección de cintas TDK, grabadas por mi hermano a las que sabiamente denominó Enciclopedia Hispánica. Dichas cintas estaban colocadas ordenadamente en el cajón intermedio de una consola de mi madre. Lo recuerdo como si fuera hoy, allí estaban entre muchos otros Pistones. La banda  del Pistolero, como la mayoría de la gente les conoce. Hay canciones que a la vez que dan a conocer a una banda, parece que las maldice. Es de todos conocido que Enrique Urquijo se negaba a cantar su famoso “Déjame”, que Rafa Sánchez de La Unión se veía superado con el  “Lobo-Hombre en París” y que Nacha Pop durante un año y medio descolgaron de su repertorio “Chica de ayer”. Pero lo de Pistones (su nombre se debe a la mezcla de sus dos grupos favoritos Sex Pistols y Ramones) y su primer larga duración fue brutal. En un artículo anteriormente escrito para esta página dije que todas sus canciones pudieron ser singles y es cierto. No creo que ningún grupo nacional de la época debutara con un disco tan perfecto y, como mencioné anteriormente, todo el mundo se quedó con las migajas del Pistolero, una canción que no reflejaba cual era, en verdad, el sonido del grupo.


Mi hermano hace unos meses me dijo: “Parece mentira, que vayas a Madrid, a ver a los amigos y al Atleti, y ahora que vuelven Pistones, ¿no vas a ir a verlos? Son esas palabras que una y otra vez rondan en tu cabeza y piensas “Volvieron entrados los años 90 y tampoco pudiste ir a verlos ¿y si esta es la última oportunidad que tienes?”.

Dicho y hecho. La verdad es que he de reconocer, que todo empezó por el mensaje de un amigo que me dijo que porque no me animaba a ir con mi mujer a verlos a Rock-Ola.

Pistones y la nueva sala Rock-Ola, como para no ir. Engañar a mi mujer y convencerla para acudir a verlos me llevo tres días, pero era obligado.

Toldo de capota negra y letras blancas para recibirnos, de la calle Padre Xifré a José Abascal, bajada de escaleras y Pistones.

Ahora que todo vuelve, parece que por lo menos en la música, para los Pistones ha llegado la justicia. Los bises se hacen con Metadona, canciones como Persecución, Que el sol te dé o Flores Condenadas ya no tienen nada que envidiar al Pistolero y se cierra con la gente gritando “Los Ramones”.

Sus conciertos se cuentan por llenos y por dobles actuaciones. Esta es una buena noticia para la música. Han tenido que pasar 35 años, para que llegue su hora. En otro país nunca hubiera pasado. Pero que va a suceder en un país en que la única música que se programa sale a altas horas de la madrugada y en la que los grupos que cantan las canciones tienen que ver como se contrata a imitadores para que las interpreten.

¿Y cómo fue el concierto? No se lo voy a contar, paguen su entrada y vayan a verlos, merece la pena.
Pues nada, nunca es tarde si la dicha es buena, o eso dicen…..yo jamás te hubiera conocido si no llega a ser por Los Ramones…
Dedicado especialmente a Alberto “Joyita” Galán por arrastrarme, a Capita por su amistad, a Vero y Loli por “aguantar” de estos dos, y a mi hermano y a mi mujer por “soportarme”.

[Redacción Nuevaola80. Antonio Rey]

Nuevo Rock-Ola (Madrid, 04.02.2017.
[Antonio Rey Revuelta. Redacción Nuevaola80]

viernes, 27 de enero de 2017

Los Rebeldes: Sarau (Badalona)

Foto: Tere Gisbert
La gira de presentación del nuevo disco de Los Rebeldes 'A flor de piel' por las principales ciudades de España, hizo parada en Barcelona, en la sala Sarau de Badalona. Hacía tiempo que la banda no se dejaba ver por la zona, por lo tanto no era de extrañar un público deseoso y hambriento de buen Rock and roll al puro estilo Rebelde.

A diferencia de otras giras, esta, venía marcada por un formato acústico, mismo formato del disco, con la desemejanza de llevar como base rítmica un cajón flamenco. Aunque pueda parecer algo extraño lo del cajón rítmico, aquí en España siempre ligado a estilos aflamencados o latinos, Carlos Segarra lo ha introducido experimentalmente en un combo de Rock and Roll como métrica rítmica y no solo ha sido una idea pionera, sino, un verdadero acierto para este tipo de estructura musical.

El concierto no se hizo esperar y fue fiel al horario estipulado, la sala prácticamente llena en su totalidad y un público deseoso aclamaba al grupo rocker por excelencia.

Como era de esperar, sonaron las nuevas composiciones del disco como 'Marihuana Boogie', 'En cuerpo y alma' o 'Chuck Berry', este último con la colaboración en voz y guitarra de Pep Sala (Sau), sin dejar de lado clásicos incluidos en el último trabajo, adaptados al nuevo sonido, 'El loco de la autopista', 'Quiero ser una estrella', 'Dos horas más'…todo ello entrelazado con los grandes éxitos de estas últimas décadas como 'Mediterráneo', 'Bajo la luz de la Luna', 'Un español en Nueva York', 'Mía', etc.

Canción tras canción, el público asistente se realimentaba con una puesta en escena sobresaliente, ambas partes con actitudes recíprocas hallaban la fórmula perfecta para una mágica noche de Rock and roll. El momento cumbre de la actuación llegó con la salida al escenario de Moisés Sorolla y Aurelio Morata, miembros fundadores de la banda y que ocasionalmente, nos remontan a Rebeldes 79. La gente emocionada aclamaba sus nombres, en aquel momento la sala se vino arriba y sonaron con el ímpetu y la fuerza de aquellos primeros años; terminaron su colaboración y no les quedó otro remedio que salir de nuevo. Está claro el cariño del público hacia estos dos miembros que fueron tan importantes en la historia del grupo.

Un gran concierto sin duda alguna. Como apreciación particular, diré que hay que tener en cuenta que este tipo de formato acústico suele ser idóneo para salas más pequeñas, y que, hacerlo en lugares con un aforo tan grande, conlleva un sobresfuerzo que no cualquier profesional es capaz de mantener, ante la carencia de batería y guitarra eléctrica la dificultad se hace aún mayor… nada que el maestro Carlos Segarra y Los Rebeldes no puedan hacer, con actitud y "a flor de piel".

Sarau (Badalona), 27.01.2017.
[Lauren Jordan. Redacción Nuevaola80]

viernes, 24 de junio de 2016

091: Festival Cultura Quente 2016 (Caldas de Reis)

Foto: Antonio Rey
Alguien dijo una vez que cabe un alto porcentaje de locura en esto de la música. El viernes pasado me di cuenta de que así es. Coger un coche arrastrar a tú mujer y a un amigo, tirar kilómetros, mal cenar en cualquier garito de dudosa reputación, pagar 19,60 euros  para acudir a un festival en el cual tocan ocho grupos y te interesa sólo uno, saber que si tú no vas puedes perder una ocasión única de verlos. Estas cosas sólo lo hace la música.
Valga el párrafo anterior sólo para agradecer al Festival Cultura Quente de Caldas de Reis, el ser los únicos que hasta el día en que escribo estas líneas, han podido traer por la zona norte a cierto grupo granadino denostado por la parroquia rockera.
A quien lea este artículo le contestaré rápidamente a su pregunta. Sí, valió la pena acudir y volvería hacerlo.  Lo siento por todos aquellos que pensaron en si ir un viernes era un rollo, que si aquello quedaba muy lejos, que si iban a volver del concierto muy tarde, que malo sería que no dieran otro concierto por la zona. Miren señores,  yo no sé qué deparará el futuro,  pero su decisión de no ir, fue errónea.
Esta originalmente llamada “Maniobra de Resurrección” ha tardado 20 años. 20 años, las cifras redondas siempre tienen algo de magia. El grupo, cansado de ver como rodaban de discográfica en discográfica vendiendo pocos discos y sin que nadie les hiciera caso, se disolvieron en aquel lejano 1996 con un concierto en el que (al igual que Nacha Pop) anunciaron su muerte, y todo el mundo acudió a su entierro.
Hoy han vuelto, sorprendidos por la gente que los recuerda y las nuevas generaciones que los demandan. Pero lo han hecho, como lo hacen las grandes bandas (de hacerlo, hacerlo bien), con un control total sobre su obra, reeditando todos sus trabajos tanto en vinilo como en cd (para que cada comprador elija el formato que desee y no se lo imponga la casa discográfica de turno) con sus propios técnicos de sonido e iluminación y con una puesta en escena espectacular (la salida con esas luces rojas al escenario al son de “Hasta que llegó su hora” y tocando a continuación Palo Cortao fue memorable).
José Antonio García, Tacho, los hermanos Lapido y Jacinto Ríos, han conseguido de un plumazo sacarle el apodo de “banda maldita” al grupo,  de una vez por todas.
Del concierto señores no les voy a contar nada más. Por favor, paguen su entrada o acudan a las fiestas más cercanas donde vayan a tocar.  No les defraudarán del primer al último acorde. Los Cero han vuelto para dejar las cosas en su sitio. Donde siempre debieron estar y, gracias a algunos, nunca pudieron llegar.

Gracias a los que han conseguido reunirlos y gracias a ellos por hacerlo posible. Aunque parezca increíble, y a pesar de las radio-fórmulas que constantemente basan su criterio de emisión en la compañía que más paga,  aún existe justicia en esto de la música y no está mal saberlo.

Dedicado a Diego Linares, tras 20 años  sin vernos, nuestra sintonía sigue siendo como la de los 091, atemporal.
Festival Cultura Quente 2016 (Caldas de Reis), 24.06.2016
[Antonio Rey Revuelta. Redacción Nuevaola80]

domingo, 14 de febrero de 2016

Tam Tam Go!, Cómplies y Amistades Peligrosas: Rincón Huertano de Murcia (Beniaján, Murcia)

Foto: Nuevaola80
Si hay un recinto en Murcia que se distingue, entre otros, por su elegancia, buena gastronomía y perfecta organización, ese es el Rincón Huertano de Murcia, un restaurante que alberga varios salones de celebraciones, donde por supuesto tiene cabida la música en directo.

En esta ocasión acogió la X Gala Enamorados, que tuvo lugar el pasado 13 de Febrero, que incluía cena y conciertos en directo. En plural, sí!. Vinieron tres grupos que alcanzaron tremenda popularidad por facturar pop de calidad allá por los años 80 y 90, pero que, no obstante, siguen todavía en activo: Tam Tam Go!, con Nacho Campillo al frente, el dúo vigúes Cómplices con Teo Cardalda y María Monsonís al escenario y Alberto Comesaña, que dio la cara como Amistades Peligrosas.

Abrió Nacho Campillo y su pop eléctrico que recorrió diferentes etapas a lo largo de su repertorio. Por supuesto no podían faltar temas como 'Espaldas mojadas' o 'Atrapado en la red', quizás sus dos hits más conocidos y reconocidos, aunque el fondo de armario del pacense es amplio, muy amplio. Nacho, aunque procedente de Badajoz, se afincó en Madrid al principio de la movida, militando en un buen número de grupos como Rh+, Clavel y Jazmín, Comando Bruno, Daké, además de otras formaciones que le precedieron cuando todavía no había dado el salto a la capital (Tramp, Mobius o Aldebarán), sin olvidar su carrera en solitario con tres discos publicados.

Foto: Nuevaola80
Le siguió el dúo formado por Teo Cardalda y María Monsonís, Cómplices, grupo que acaparó un buen número de hits con sus vaporosas melodías, después de casi 30 en la carretera y 14 discos publicados. Además hubo sorpresa cuando el hijo de ambos, Yago Cardalda, se subió al escenario para cantar con sus mayores un tema compuesto por él mismo. Yago es un estupendo músico y compositor, que no duda en aunar esfuerzos con sus padres sobre el escenario. El público disfrutó de temas como los clásicos 'Dama del río' o 'Es por tí', aunque quizás uno de los detalles más agradecidos por la concurrencia fue la interpretación de 'Malos tiempos para la lírica' que protagonizara con el desaparecido Germán Coppini cuando eran Golpes Bajos, uno de los grupos de culto de la movida.

El último en pisar el escenario fue el también vigués, Alberto Comesaña. Comenzó con un tema para nostálgicos sin prejuicios, su popular 'Lo estás haciendo muy bien', que diera a conocer en 1985 con su grupo del momento, Semen-Up, considerado como el primer (y único?) grupo de porno-pop que hubo en España. El resto de la actuación la facturó con temas de su segunda banda importante, Amistades Peligrosas, que iniciara en 1991 junto a Cristina del Valle, y hasta 2005, año de su separación definitiva. En ese momento, se une a Yolanda Yone para seguir con el proyecto durante un tiempo, aunque en la actualidad lo continúa en solitario. Temas de AAPP que quedaron en el recuerdo fueron sin duda 'Estoy por ti' o 'Hágase tu voluntad'.

El fin de fiesta tuvo lugar con todos los artistas sobre el escenario, interpretando un par de clásicos, de aquellos que perduran en la memoria colectiva: 'Chica de ayer' de Nacha Pop y 'Hace calor' de Los Rodríguez.

Rincón Huertano de Murcia, 14 de Febrero de 2016.
[Redacción Nuevaola80. Pedro J. Pérez]